Open-Web-001-Galerias
Open-Web-002-Estudios
Open-Web-003-Danza
Open-Web-004-Performance
Open-Web-005-Musica
Open-Web-006-Arte-Urbano
Open-Web-007-Gastronomia
previous arrow
next arrow

Coleccionar arte, una forma de preservar nuestra historia

19 septiembre, 2021 Blog 0

 

¿Quién no sueña con tener una gran colección de obras artísticas? Pues, tener piezas que hagan del hogar un museo cotidiano, aunque muchos no lo crean, es totalmente posible. Coleccionar obras, desde pinturas hasta esculturas es algo que cualquiera puede hacer y es una forma de contribuir con los creadores.

Quienes recuerden el popular programa Art Attack, aún tendrán en su mente la frase «no se necesita ser un experto para ser un gran artista«. Siguiendo esta línea no se requieren grandes sumas de dinero o ser muy conocedor para coleccionar arte.

Una pasión al alcance de todos

Obras de Alejandro Rauhut @rauhut

Según el reconocido director de cine y galerista Michael Findlay (1938 – 1977), la afición de coleccionar se ha tergiversado por una razón: los precios. Durante los últimos tiempos, muchos han relacionado lo más caro y ostentoso con lo bueno y de calidad. Esto no necesariamente es así.

«Una gran colección no es aquella que contiene todos los nombres adecuados, sino aquella en que cada obra tiene un significado para sus propietarios y proporciona una satisfacción y alegría constantes», explicó sabiamente Findlay.

Esto abre las puertas a que cualquier apasionado por el mundo artístico comprenda que puede iniciar su propia galería. Bien sea para un formato hogareño o incluso como un lugar que sea abierto a un público, pues no hay límites. Todo esto, claramente, adaptado a sus gustos, percepción y, además, a sus posibilidades económicas.

De igual forma y tal como lo decía Michael, los principales motivos para hacerlo deben fundamentarse en «la pasión y el amor por el arte». Asimismo el filántropo y coleccionista Leonard Lauder afirma que el proceso de recolectar obras genera un «descubrimiento no solo del arte, sino de la persona misma».

Dejando de lado todo el aspecto pasional y emocional que genera el arte, también hay que comentar que existen otros motivos por lo que se ha convertido en un «hobby» popular para muchos: la inversión. En la actualidad, los precios del arte pueden ser exorbitantes y revalorizarse con los años. Por ende, muchos han visto esto como un atractivo para empezar a reunir piezas, pero con el fin de comercializarlas posteriormente.

Sin embargo, este último aspecto tiende a estar alejados de quienes ven el arte como un elemento que expresa sentimientos, valores y otras emociones.

Sea como sea, esta práctica no deja de ser una manera de valorizar el trabajo de los artistas. Además, de resguardar un patrimonio importante que puede ser reflejo de una cultura o de la creatividad de una persona.

¿Cómo empezar a coleccionar arte?

Obras de Antonio Puri

Volverse un coleccionista puede ser algo que ocurra de forma espontánea, pues algunos gustan de comprar pinturas o esculturas ocasionalmente. Quizás sin darse cuenta, estos ya han dado sus primeros pasos en esta actividad. Mientras, otros pueden tener la inquietud de, poco a poco, comenzar a emprender su colección.

Para estos últimos, pueden surgir muchas dudas como ¿por qué hacerlo?, ¿qué artistas se deben tomar en cuenta?, ¿cuánto pagar por una pieza? y más. En este caso, la revista Vogue elaboró una lista con algunos pasos a seguir para tener éxito en el proceso.

En primer lugar, está en entender las razones por las cuales es una buena idea. Además de las antes expuestas, indican que se ha demostrado que apreciar arte resulta placentero y satisfactorio para el cerebro. Esto según un estudio de la University College de Londres. Asimismo, se resalta el potencial del arte para estimular el aprendizaje.

Por otro lado, el texto aborda las maneras y formas en las que hay que definir el gusto y el patrón de la colección. Aunque si bien es cierto que no hay reglas y que cada cabeza es un mundo, los expertos tienen una recomendación. Así como un catador de vinos debe probar miles de botellas para perfeccionar sus sentidos, el coleccionista debería, si se quiere, visitar cuánto museo y galería le sea posible. De esta forma, puede pulir sus preferencias y determinar qué creaciones generan estímulos.

Mientras, aunque no menos importante, se toca el tema de los precios. Quizás, el aspecto que más cohibe a muchos de iniciar su propia colección. Se aconseja siempre mantenerse dentro de las posibilidades económicas al momento de comprar una obra. A su vez, evaluar el valor de la misma según los aspectos de «origen, la condición, la autenticidad, la exposición y la calidad«.

El punto positivo es que hay muchos lugares donde artistas nuevos o no tan conocidos tienen la oportunidad de exponer su trabajo. Uno interesante es el Festival Open San Felipe, realizado en el barrio homónimo de Bogotá del 30 de septiembre al 3 de octubre.

Es relevante tomar en cuenta que, cuando se da apoyo a creadores locales, se estimula que la cultura y el arte de una ciudad o comunidad se mantenga viva. Además, siempre se pueden encontrar piezas llamativas y más que interesantes en estos espacios.

Para finalizar…

Obras de Manuela Echeverry @manuecheverry

No todo es coleccionar y coleccionar, también hay que entender y respetar el arte de conservar y exhibir. Ya que las condiciones para resguardarla variarán según los materiales con que esté hecha, es apropiado consultar con el propio artista o con un experto. Brindar las condiciones apropiadas a un trabajo puede ser crucial para que su estado se mantenga imperturbable durante el tiempo.

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva de las nuevas ediciones de Open San Felipe