Open-Web-001-Galerias
Open-Web-002-Estudios
Open-Web-003-Danza
Open-Web-004-Performance
Open-Web-005-Musica
Open-Web-006-Arte-Urbano
Open-Web-007-Gastronomia
previous arrow
next arrow

Los NFTs se abren camino en el mundo del arte, ¿De qué se trata esto?

12 septiembre, 2021 Blog 0

El negocio del arte mueve, año a año, millones de dólares en ventas y subastas. Los coleccionistas más adinerados pagan grandes sumas de dinero para hacerse con las pinturas y esculturas de los artistas, pero ¿Qué pasaría si esto se hiciese por una obra digital y no física? Pues esto es algo que ya ocurre gracias a los NFT’s.

Una revolución del mundo criptográfico

Blockchain

El Blockchain o “cadena de bloques”, es la tecnología en la que funcionan las criptomonedas.

Aunque no es un tema nuevo, sí es uno que aún genera muchas dudas entre quienes no lo entienden del todo. En términos sencillos, un Non Fungible Token (NFT) o Token no fungible. Este es un activo digital único que existe en la red y que, por ende, puede tener un propietario.

¿Qué es un bien no fungible? Es todo aquel que no puede ser intercambiado por otras cosas. En contraparte, los bienes fungibles, como el dinero, pueden ser intercambiados por otras unidades. Por ejemplo, un billete de cinco puede cambiarse por otro de la misma denominación o por cinco billetes de uno y el valor sería el mismo. Esto último, no puede hacerse en el caso de los NFTs dado su perfil único.

De esta forma, el comercio de obras artísticas ha dado el salto a lo digital. Aunque para miles de personas pueda resultar extraño, lo cierto es que es un mercado próspero aún en una etapa donde no todos se han sumado.

A través de los NFTs, se pueden adquirir elementos como diseños, pinturas, fotografías, videos y más de ese estilo. Quien lo compre, recibe un “certificado de autenticidad”, el cual está resguardado y protegido en la blockchain.

Esta última, también conocida como “cadena de bloques”, es la tecnología en la que funcionan las criptomonedas. Es una especie de libro contable digital donde se almacenan datos e información diversa de manera pública que es inviolable e imposible de manipular.

Un negocio millonario que pisa fuerte

Everydays: the First 5000 Days

“Everydays: the First 5000 Days” del artista gráfico Mike “Beeple” Winkelmann.

Como ya se mencionó, los Non Fungible Tokens ya mueven sumas exorbitantes de dinero. Una muestra de esto es la obra “Everydays: the First 5000 Days” del artista gráfico Mike “Beeple” Winkelmann.

Beeple, como se le conoce en el mundo artístico, logró subastar la pieza por 69.3 millones de dólares en febrero de 2021. El valor en realidad fue pagado en 42.329 unidades de la criptomoneda Ethereum (ETH). Esto, la convirtió no solo en el NFT más caro de la historia, sino también una de las piezas de arte más caras para un artista vivo.

Todo fue llevado a cabo a través de la casa de subastas Christie´s, que históricamente ha vendido arte tradicional. La obra, que es un collage de 5.000 imágenes, fue adquirida por el inversor cripto Vignesh Sundaresan.

Una curiosidad de los NFTs y lo que más genera dudas, es que la posesión del arte en cuestión no significa que esta no pueda seguir siendo replicada. Tanto la pieza de Winkelmann, como otras tantas que se han vendido de esta forma, siguen estando disponibles en la web. Sin embargo, el comprador posee un certificado que lo acredita como dueño del “original”.

Incluso, algunos artistas se reservan para ellos los derechos de autor. Esto con el fin de seguir teniendo la potestad o posibilidad de reproducir copias.

Esta característica no ha impedido que muchos coleccionistas o inversores apuesten por el arte en este nuevo formato. Esto a sabiendas de que la humanidad y las formas de relacionarse han evolucionado constantemente en la historia.

Una nueva forma de ver y entender el arte

NTF Alejandro Rauhut

Alejandro Rauhut (@rauhuthm) hace abstracciones digitales de su trabajo físico y las comercializa como NFTs

Según un artículo de la revista Time, los NFTs han llegado para revolucionar la industria del arte. Explican que, después de que por años los creativos generan millones de interacciones en redes sociales sin generar ingresos, esto está cambiando. Gracias al comercio de piezas digitales, muchos artistas han encontrado una forma de subsistir a través de su trabajo.

“Algunos coleccionistas de arte digital dicen que están pagando no solo por los píxeles, sino también por el trabajo de los artistas digitales; en parte, el movimiento es un esfuerzo por legitimar económicamente una forma de arte emergente”, cita la revista sobre este fenómeno.

Asimismo, parte del éxito de los NFTs en el arte estaría, curiosamente, en la pandemia. En un mundo altamente limitado al mundo digital, estos activos han tomado fuerza y han generado mayor interés.

La tendencia no se queda solo en países como Estados Unidos o en el continente europeo. También en Latinoamérica se encuentran casos de artistas que aprovechan las ventajas de los tokens no fungibles.

Un ejemplo de ello es colombiano Alejandro Rauhut (@rauhuthm) quien hace abstracciones digitales de su trabajo físico y las comercializa como NFTs. Esto es una muestra más de cómo la era digital sigue ganando espacios importantes en todo el mundo.

Además, Rauhut es una muestra de cómo se puede integrar el mundo físico y virtual, pues no solo vende sus creaciones en formato de imagen. Su trabajo es uno de los tantos que se podrán disfrutar en el Open San Felipe, festival de arte en el barrio homónimo de Bogotá.

Sin lugar a dudas, aunque este año haya existido mucho “ruido” en torno a este mundo, llegó para quedarse. Poco a poco, será más normal y común ver cómo apasionados del arte desembolsar su dinero por hacerse con una pieza que no existe en el entorno físico y esto no será visto como una locura.

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe información exclusiva de las nuevas ediciones de Open San Felipe